Semanario II: Martes

Se despiden en mañana de guerra los alebrijes nocturnos y vuelven los oblicuos taciturnos, incoherentes, inconstantes que se dan los días segundos y rojos.
Todos, caminantes impasibles, necesitados, desesperados; todos dentro de ellos, de estos, los inmutables, los agotados: mis Martes.

¡Otro día y ya!

Semanario I: Lunes

Comentarios

Entradas populares