Twitter

Búsqueda

jueves, 9 de octubre de 2014

Diversos

Que si al paso del tiempo el agua calmaría sus ondas, pero la piedra seguiría en el fondo del lago era verdad.

Hablando de verdades dichas a la cara como si eso convirtiera el estado de un sujeto en una postura definida e inamovible, como si nuevamente hubiera sólo un par de frentes y lucharan, rojo contra azul, y nada más. Describiendo como si contuviera la panacea en un cántaro exclusivo, como si no hubiera con todo y el conocimiento que la profesión le daba, caído alguna vez. Como si no hubiera llorado, como si no hubiera fallado, como si no hubiera sentido cansancio o soledad.

La única cosa que no ha perdido su sentido de las pocas que he aprendido es que no hay nada certero, que decir alegre es haber superado lo triste, que si te han amado también te has hecho odiar, que somos péndulos, sí, que somos diversos y cada ser humano tiene cierto grado de perversidad, que somos luces y sombras y nuestra forma de defendernos a veces es lastimar. Tenía ganas de odiarte porque te tenía miedo, pero se me va pasando el efecto y las personas que me aman no son esas que tú sueles imaginar, las personas que me aman podrían bien ser muy pocas o muchas, todo depende del momento y el lugar, quizás incluso de las llagas que te orillan a la perspectiva desde la que deseas mirar.

Para mí no es novedad sentir tristeza, pero no me visto de tornasol para engañar a las estrellas, ni por mi experiencia auguro que a ti es a quien le irá muy mal. Deseé desear tu felicidad. Deseé poder perdonar.

No es porque luzca mis colores compasivos, es porque no tengo ganas de pelear. No evado para evitar confrontarte, evado porque duele recordar.
Leer más...

miércoles, 1 de octubre de 2014

Ausente

"Silent lady, do not speak, this soundless words are in your eyes, love is dead like a weak
and white lost whisper in these days, far away are now your tears
and all your awaited fears, sleep away with no regrets, love is forever gone"
 Silent Lady - Ashram

Cuando a Lucía le preguntó su más reciente maestro por qué dormía la vida en lugar de vivirla, ella volteó a mirarlo a los ojos, seria, sencilla, sin menoscabos y vacía.

Él la miró sólo un momento, verla tan estática y frágil lo hizo evadir la luz de sus pupilas difractada.

Hay veces que las personas dicen con la mirada todo lo que no alcanzan a pronunciar en palabras pero, Lucía no era agraciada con ese don, al contrario, ella hablaba, ella hacía, ella explicaba todo lo que podía decir y luego serena, lejana, enmudecía solitaria.

-Existen maneras de ser menos negativa –le dijo el maestro en tono sarcástico procurando generar una sonrisa con aquella pizca de ironía.

Ella se quedó callada, nuevamente retraída, nuevamente sin un una mueca que asomara a intentar una conversación.

Callar, ocultar, evadir la mirada, como todos los excesos, como doblarse a carcajadas, como decir que se quiere con locura, como la efusividad con que te recibe una persona esperanzada, invade la mente insana, aturde, satura los sentidos y genera costras en el alma para sobrevivir a un desconcertante momento pasajero, como los muchos que nos mienten con extrema felicidad o los que con desconsuelo nos engañan.

Lo oscuro adormece los sentidos, la mente ausente mengua en el corazón las llagas.

Herido por la pasividad de lo oscuro, Roberto, el maestro, no lo volvió a preguntar.

Leer más...

Ser o no ser, es ser de todas maneras

Ser o no ser, decían, ese es el dilema. Esa forma inteligente de ser mientras no se es de ello consciente, eso es para mí, ser realmente; en cada recoveco, sentirte agusto en tu propia piel. Repirar profundo y hundirte en la suavidad de tu propio mundo.

Ser o no ser no son dos opciones. Quien es mientras no es, es realmente todo lo que soñó ser. Ser el hálito de un desesperado en el momento de mayor angustia, eso te hace haber sido todo sin ser realmente nada de él.

Ese plus, esa migaja que te levanta cada mañana cuando sientes que ya no puedes contra otro amanecer. Eso es ser realmente, existir, respirar, vivir, sin que uno profundice en todo lo que ya es y lo que no es.
Leer más...