Twitter

Búsqueda

martes, 17 de septiembre de 2013

Damas chinas

"En el mundo en conclusión, todos sueñan lo que son, aunque ninguno lo entiende" - Monólogo de Segismundo.
Calderón de la Barca

Las damas chinas querían ser fichas de ajedrez. 
-¡Que ironía! ¿quién diría? -se oyó decir a las piezas del tablero bicolor ¿acaso estas tontas damas no se dan cuenta que en su tablero nadie se agota ni se muere por proteger a un único señor? Ellas son las bendecidas, son ellas quienes tienen en su vida y muerte un don.

Los palillos respingaron: 
-¡Ni unas ni otros! -se les escuchó decir -los mejores somos nosotros, alargados, puntiagudos, esbeltitos, milcolores, somos todo un galardón.

El peón de negras más austero y la dama china más gastada alzaron su ceja, hicieron una mueca. ¿Quién les daba a esos, que ni tablero tenían, la oportunidad de hablar?

Álvaro llegó esa tarde y pasó de la mesa de juegos. Ese día había decidido jugar futbol.


Lo mejor de ti no lo puedes lucir si no logras con ello, además de ser feliz, servir o ayudar a alguien más.

No hay comentarios: