Twitter

Búsqueda

lunes, 12 de agosto de 2013

Conciencia Averiada

Esta mañana desperté y escuché el ruido de un grillo averiado en mi cuarto.

Mientras yo dormía, él habló estupideces a mi oído, fingió ser mi conciencia sobre mi almohada. Oí sus mentiras toda la noche y parte de la madrugada, como llevada por hilos nunca vistos, como una marioneta macabra, habría salido a sentir el frío viento que sopló el crepúsculo al jardín y a tientas como sonámbula manipulada, habría saltado por la ventana... pero abrí mis párpados -todavía cansados- a tiempo...

Escuché su estridular de grillo torturador descompuesto. Lo busqué sin tanto ahínco y lo encontré con una mueca burlona en la faz pintada. Lo que aún no entiendo es por qué, además de ser un grillo y tener cara, había dentro de su sonrisa una hilera de pequeños dientes afilados incontables que al rayo de la luz en mi cuarto, brillaban.

No hay comentarios: