Twitter

Búsqueda

lunes, 6 de febrero de 2012

Tintas rojas

La mañana la despertó un poco abrumada, la sujetó estática bajo las protectoras sábanas, y era gris, algo verdosa y exasperante. Con las paraedes desnudas, con la luz llenando el espacio, impregnando los hechos. Tenía el alma rota.

El medio día se montó en su espalda, se hizo helio, se hizo fuego, pesó.

Los rituales le ofrecían oportunidades de huir del presente. Era tan elevadamente sublime e inocente, que el mundo no estaba hecho para ella.

Toca una nota y resbala, el piso de la música hoy es de un rojo tinto que sabe a hierro y huele a violencia. Se eleva, se sujeta a la cuerda más alta del pentagrama, le duele el alma, se cierne desesperada a la cintura de la clave Astro Fulgor. Cuatro hombrecillos roja-tinta habitan en la estancia de piso vino, cuatro cuartos de espera en compás.

La punta de la vieja nota en donde se ha parado, le ha herido las rodillas y ha astillado sus pies y sus manos, le puso nombre a su sufrimiento y la firmó orgullosa.

Para beber tenemos tintas rojas, para degustar, rojo pasión. Y las claves que acompasamos son burdeos hilos que nos visten con matices de jaspe, de los colores que se tiñe todo cuando nos duele el ama y traemos roto el corazón.

Que la mañana te incruste y te sature en el rojo frío y denso de la canción.

Sobre las notas, ella baila su desilusión.
Safe Creative #1202071041008

No hay comentarios: