Twitter

Búsqueda

martes, 21 de febrero de 2012

Al poeta

A mi amigo poeta, aquí su blog (http://www.ocultosyhallados.com/)
"Dicen que vuela por el cielo una estrella
que vendió su alma a un diablo poeta"
Jarabe de Palo

Recubiertos, bañados, aterciopelados, preciosa y ricamente adornados, los tesoros de versos secretos, ahora revelados, dichos al oído mientras te imagino cercano a mí costado.

Ansias de mariposas frágiles, ligeras y fugaces, la sonrisa que resbalas a mi cara, la sencilla fragancia de la elegancia suprema con la dulzona infancia, la cortesía de una rima firme y la caprichosa métrica poseída de ritmo.

Dijeron los “Antes”, cuando aún habían tantos verdugos para los poemas de los amantes, que habrían de medirlos uno por uno y numerarlos endecasílabos si llegaban a tal perfección.

Será que no guardamos rencores, que nos miramos frente a frente al leernos, que no extrañamos el no conocernos y que disfrutamos con los momentos de descansos productivos en los que cada uno se vuelve artista, que no pedimos nada a los renombrados árbitros de esta cómica función, será que vuelo si tu escribes, que resbalas por mis “escritos-tobogán”, que no me canso de leerte triste y sé muy bien cuando -al redactar- sonriendo estás.

Me gusta pensar en ti cuando recuerdo lo que he escrito, me gusta leer cuando escribes con voraz intención. Y si el mundo se inventara nuevamente y entre escritores tuviéramos elección, me gustaría conocerte y que mi ventana estuviera junto a tu balcón, para escucharte recitar cada noche, para decirte siempre que tu profesión te engaña, que eres un buen ingeniero pero, de poeta puro es tu corazón, que nunca dejes de escribir lo que vives y sientes, que en mí busques un par de oídos siempre, y que compartas al mundo con tu arte, que es galardón.
Safe Creative #1202221121321

Leer más...

lunes, 6 de febrero de 2012

Tintas rojas

La mañana la despertó un poco abrumada, la sujetó estática bajo las protectoras sábanas, y era gris, algo verdosa y exasperante. Con las paraedes desnudas, con la luz llenando el espacio, impregnando los hechos. Tenía el alma rota.

El medio día se montó en su espalda, se hizo helio, se hizo fuego, pesó.

Los rituales le ofrecían oportunidades de huir del presente. Era tan elevadamente sublime e inocente, que el mundo no estaba hecho para ella.

Toca una nota y resbala, el piso de la música hoy es de un rojo tinto que sabe a hierro y huele a violencia. Se eleva, se sujeta a la cuerda más alta del pentagrama, le duele el alma, se cierne desesperada a la cintura de la clave Astro Fulgor. Cuatro hombrecillos roja-tinta habitan en la estancia de piso vino, cuatro cuartos de espera en compás.

La punta de la vieja nota en donde se ha parado, le ha herido las rodillas y ha astillado sus pies y sus manos, le puso nombre a su sufrimiento y la firmó orgullosa.

Para beber tenemos tintas rojas, para degustar, rojo pasión. Y las claves que acompasamos son burdeos hilos que nos visten con matices de jaspe, de los colores que se tiñe todo cuando nos duele el ama y traemos roto el corazón.

Que la mañana te incruste y te sature en el rojo frío y denso de la canción.

Sobre las notas, ella baila su desilusión.
Safe Creative #1202071041008
Leer más...