Twitter

Búsqueda

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Fin del Mundo

Yo aquí: con frío -mirando los coches pasar- sigo esperando el fin del mundo y aún no veo zombies, aliens ni jinetes del apocalipsis... -¡Qué descepción!-

Por si las dudas, sigo separando la basura en dos y deseando buenos días a mis conocidos.
Leer más...

jueves, 18 de octubre de 2012

Literata de Corazón

Baltic Pisces
He intentado tantas veces ser mercadóloga exitosa o publicista ejemplo, ser vendedora y emprender un negocio pionero, he intentado las relaciones públicas pero, por más que me esfuerzo, me ocurre la falla técnica y me señala a gritos el cerebro: -¡Mujer, tú eres de letras! ¡No de letreros!

He visto a mis colegas ir y venir con sus carpetas con líneas de productos repletas. Acongojada y pensativa, me recuerda el caso de cierto ingeniero, que huye en sus ratos libres para escribir poemas de sombras cuando oscurece por completo.

Mi vena palpita inquietante, y descubro que el brillo a mis ojos ha vuelto, cuando a solas escribo en hojas lo que acomete a mis desvelos.

¡Tengo sueño! Del que se yergue cuando estoy despierta y miro profundo en el horizonte de mi sendero porque hago rimas imposibles y relato historias de otros tiempos con la mirada perdida al viento.

¡No paro! ¡Soy manos que duelen por redactar! Soy escafoide ardiente y desgastado semilunar, soy el lápiz que aprisiono, soy grafito en el papel, soy las noches que inspirada sigo escribiendo en él.

Pero no puedo, casi ni duermo si en mis manos siento el placer de sostener un libro abierto.

En mi vida he sido realmente muy pocas cosas que he disfrutado en grado menor, pero cuando hablo de vocación, la literatura es la mejor, me impregna el alma de ansias y aunque aún no sea experimentada, soy literata de corazón.

Leer más...

jueves, 11 de octubre de 2012

Ya extrañarás

The Wall That Heiller Built
"Volverán, las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar..."
Gustavo Adolfo Bécquer

Ya extrañarás mi suela del zapato clicar en las baldosas de tu piso, y sentirás que te haga falta ahora el zumzum de hilos de mi vestido.

Ya sentirás que dentro del olvido no hay mariposas que calmen su amargura y den alivio.

Ya, cuando caiga la tarde y a solas leas los poemas que juntas escribimos, pensarás que tal vez no eran de rosas las lágrimas que derramaste cerca mío. Sabrás entonces cómo sabe el deambular del alma, el triste y decrépito desasosiego, no entenderás las letras como las solías pintar para mis versos porque te hará falta la inspiración de tuétano plañidero.

Se habrán escrito entonces ya obras comunes, obras medianas y obras cumbres, y habrán posado en tu pasarela de amores, la costumbre de nombrarlas a todas "vidas", a todas "almas", que solamente te consumen.

Pero de los deleites fugaces que contorsionan nuestros cuerpos, de las palabras finas que endulzan nuestros oídos, del dolor desbordante que econtraste sólo en mis brazos, harás cuenta y falta hasta que me haya ido.

Y llorarás vasta y llorarás muy despacito, porque las cosas que tú no lloras, las llora dentro tu corazón herido, pero estaré lejos de hablarte con dulzura, y no podré ya nunca salvar lo cometido.
Safe Creative #1210122496684
Leer más...

martes, 15 de mayo de 2012

Semanario V: Viernes

¡Ooowh nena! La lluvia es la mejor celestina de los románticos
¡Que llueva! ¡Que llueve! ¡Que empiece a llover!

Huelo en el aire un viernes de asfalto mojado, un descanso para la tierra y una emoción al corazón... ¡que llueve!

De venus un día desierto empapado, las calles vacías, las grisáces nubes en lo alto, la competencia de las gotas a ganarse por venirnos a mojar.

Los hombres con trajes húmedos y míseros periódicos sobre la cabeza, las mujers con bolsos rebosantes, ganchos de una mano colgando y tacones que les impiden correr, los niños felices con la sonrisa embadurnada de agüita celestial.

Un venus más azul que anaranjado y menos fiestero, más huraño. Un viernes de arte para contemplar, su lluvia.
Leer más...

martes, 8 de mayo de 2012

Ironías de Ajedrez III

En la vida real, los verdaderos reyes hacen todo por sus reinas y no al revés.
Leer más...

martes, 1 de mayo de 2012

Ironías de Ajedrez II

En la vida real los alfies, más que elegantes caballeros, figuran afeminados hombres medios.
Leer más...

martes, 24 de abril de 2012

Instinto Básico

Su naturaleza genética le había dado la fcilidad para sentir lástima por ella misma y chantajear a las personas con esta.
Cada vez que tenía oportunidad, me recordaba todo lo que no tenía, todo lo que me faltaba, todo lo que no le había dado.
Yo, por el contrario, encontraba –según teorías de Freud– cierto placer vengativo en quejarme de ella con los demás.
Ella no terminaba de comprender que su madre no la había deseado antes de nacer, que su padre renegaba de ella, que sus amigos eran traicioneros, que el mundo la encontraba dentro de la misma masa informe, una estrellita casi especial, pero con más gramos de mediocridad, una más y ya; y que yo la había dejado de amar.
Lloraba cuando hablábamos por teléfono al decir mi nombre, y yo –sádica asesina de ilusiones– disfrutaba su sufrimiento dulce al paladar.
Era mala, yo también estaba predispuesta de nacimiento a ver el llanto de un animal moribundo y hacerlo sufrir más. La mitad del trozo de alma que aún tenía, moría sucesivamente cada vez que disfrutaba el dolor en los demás, pero era solo el alma, ¿qué más da?
Era como el sabor de la sangre. Era como prenderte el corazón de adrenalina. Un hombre que es brutalmente herido, tiene la reacción instintiva de atacar también. El primer acto reactivo de una persona con dolor, es un movimiento violento contra sí mismo o contra quien pueda alcanzar.
Es curiosa la forma sardónica en que se hizo la creación de Dios. Yo no la dejaba ir aún, quería tenerla cerca porque la necesitaba para saciar mi angustia de saberme poseedora del poder de su estado anímico. Yo nunca fui la muñeca rota, yo siempre fui la que la manejó.
Si, está rota la muñeca nuevamente. Si, la que la rompió otra vez… fui yo.
Leer más...

martes, 17 de abril de 2012

Trozos

Jasper Johns, Skin with O’Hara Poem, 1963/1965
Me romí azul marino y centellas, me quebré el brazo en pluma, desgarré mis ojos y desangré tinta china por las manos, pero hastiada de escucharme llorar en propia voz, te miré altiva, balanceando tu cadera al son de tu frustración y me quebré el papel también.



Leer más...

martes, 10 de abril de 2012

No nací blanca, mujer.


No nací blanca, mujer, porque habría de venir a enseñarte cómo se quieren los negros, como desnudan la carne del avergonzante desuello y caminan acompasados al unísono del son. Para mirarse, para adorarse tal cual los hizo Dios.

No nací blanca, mujer, porque tenía que mostrarte que tu soberbia desbordante, te haría maniquí iluso y delirante de una realidad que jamás existió.

No nací blanca, mujer, porque a tus insípidas pasiones habría de enseñarles, cual jinete sobre caballo trotón, las peculiaridades y entrañables artes de un torso de otro color.

No nací blanca, mujer, porque los ojos claros no iban a serte galantes, esos son los que vine a alabarte yo.
Safe Creative #1203271378109
Leer más...

martes, 3 de abril de 2012

Verbos que callan

Porque iluminas, centella del aura, mi soliloquio de bellas buenas nuevas como de abultadas tardes vagas. Te quiero.

Si he sido orgullosa dueña de la radiante luz en ráfaga que acontece por las mañanas en mi habitación, ¿por qué no habría de adorar también la silueta lúgubre que al alba danza con el farol?

Amo los verbos que callan cuando se miran a los ojos y comprender que no hay más qué decir, y amo también las palabras que resbalan porque nacieron tristes y tristes saben que habrán de morir.

Amo querer ser apasionada, me deleitan las llanuras verdes y vastas de todo aquello que habré de alcanzar a ver.

Resuello incontenible en mi propio espíritu cuando decido “ya no he de tener miedo”, y me convierto en una canción, con los pies azules, con la voz naranja y los signos reconocibles se vuelven un estúpido furor de innecesarias gélidas que estallan en rendición.
Se siente más de lo que se habla, se habla más de lo que se vive y se escribe menos de lo normal. Acontecemos como segundo efímero-esperpento que no asume su profunda e innegable espiritualidad: Se ama la luz del alba, se ama el anochecer; porque ha de vivirse con plenitud de psique, alma y palabra antes que decidir desfallecer.

Quiero querer al herido por algún fatuo rufián, quiero que sea mi amigo el que se ha quedado
atrás.

Quiero nacer cada día como la amante sin tregua de convicción y afán.

Safe Creative #1203271377997
Leer más...

lunes, 26 de marzo de 2012

Llovemos


"Ojalá hubiera estado ahí (cuando fuiste niña) para decirte
que lo que eras y lo que lo que hiciste nunca estuvo mal"

Llovemos cuando desangramos. Llovemos por doler.

Llovemos de pecho abierto y llagas vibrantes. Llovemos cuando nos vemos al espejo y llovemos para no desfallecer.

Llovemos al tener la piel de cuero grueso y llovemos porque nuestros huesos son estructura de acero. Llovemos por ser pilar.

Lluevo porque te miro a los ojos, lluevo por mirarte llorar.

Llovemos juntas porque te quiero como hermana y llovemos juntas porque de mi cariño de amiga te quieres cobijar.

Lluevo y escucho llover la Luna, y escucho las notas profundas que con el eco rebotan en tu interior, percibo las vibraciones a ojos ocultas de lo radiante que es tu corazón.

Si tuviera que hablarte, si tuviera que acuñarte de sorbo un nombre, una más de mis muñecas rotas, te beberíamos todos “Rosa Bastión”.

Laura, si al hablarte aún te pienso y al saber con tu nombre tu historia y tu tesón, rodando bajan un par de lágrimas, mientras te pienso, en parangón como una mujer fuerte, completa y sabia que al clicar no solo escucho sus entrañas sino su espíritu, alma y razón. Te aprendí a aprenderte porque te vi llover tanto cuando callabas.

Cuando me mirabas y me medías y me abrazabas –y cuidabas de mis sensibilidades–, y conmigo decidías enfrentar más de un centurión.

Te quiero por ser amiga, por ser un ave, por ser llamarada que iluminas las tristezas y las falacias, por comportarte siempre como una dama, por lo que hiciste, por lo que haces, por lo que harás. Porque no eres ni sombra ni mancha, sino una bella aurora para quienes amas y para todo aquel que aprender a lloverte pronto llegará.

Safe Creative #1203271377836
Leer más...

miércoles, 14 de marzo de 2012

Reivindicación

Porque si hay que hablar de "ELLA", yo tengo mucho que contar.
Esa mujer es bella, mas que la unión del cielo en sus ojos y, de sus labios, el carmesí. Es de pasiones taciturnas, frías. Habla al viento cuando canta sus lamentos, rie sola y cuenta cuentos de terror.
Sujeta mi mano cuando temo a algo y me deja abrazar su cintura cuando me voy a dormir.
Disfruta leyendo y sabe que la quiero, aunque creo que a veces desconfía de mí.
Entra en mis sueños: juega dentro; echa sus raices. Me extraña, me vierte en un recipiente, me bebe, se convierte en mi adoración. Hace que la quiera porque me vive, la vivo, nos vivimos las dos.
Si hay que hablar de ella, tendría tantísimas cosas que contar, tanas..., que preferiría escucharte a vos.
Leer más...

Tal vez un día

"No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió"
Joaquín Sabina
Tal vez un día cercano te lleguen las nuevas: que me he casado.

Tal vez sonrías un poco y mires al viento y envíes tus buenos deseos -y juntes tus manos y pienses profundo y te lleve el aire en sus brazos y sonrias otro poco por lo que recuerdas de mí; y me llames "loca" otra vez-.

Probablemente estaremos estáticas, al mismo tiempo, un par de segundos mirando al cielo, quizas incluso en la misma dirección; y has de acordarte de la canción que te dediqué, y yo he de tararearla bajito, para que no escuche mi mujer.

Pero, veamos, no somos infinitos, nuestras llanuras vastas y verdes rodean solo nuestro pedacito, entonces, que nos congregue un pensamiento que en la oscura soledad de un momento te dedico y en que tu pacifica sonrisa me regales, tan solo ese trocito en tu reminiscencia de esa tarde de junio que revivimos al recordar.

Si te has de topar con el viejo cariño, quizas duela un poco o tal vez saludes con bríos, pero es el detalle del corazón de la partícula que no fue amor y que en tu sendero cruzó, el hecho de conocerla, valorarla y recordarla en su propio esplendor -esperando que sea muy poquito para que a tu memoria no cause hastío-, el orgullo enviarlo al olvido y al sonreir, continuar tu camino, sabiendo que en este mundo chiquito, alguien te recuerda y al escribir piensa en tí.

Leer más...

miércoles, 7 de marzo de 2012

Frenesí

Tirita titiritero… la canción que escribí para ti, es la más sincera que he hecho.

Doliente e impasible, el olor a violencia, como la sangre quemada, embarga nuestras amarras. Te empujo, me empujas y caemos crispadas. Nos duele profundo y juntas, dolemos también.

Porque los trozos de tu cuerpo maltrecho, aprendí a masticarlos lento, a romper tus muecas en granates, a mentirte lo mucho que te quiero.

La sangre que llevamos, tirita titiritero, enmarca nuestros ojos, resbala por los dedos y cruza nuestro pecho con cruces viscerales de amor y desconsuelo.

Yo te sujeto y tú me golpeas, bailamos con el ritmo que marca el frenesí, rodamos, nos desbarrancamos, cambiamos de posturas para tirar mejor.

No paramos; aquí, nunca hay freno, hasta que la carencia de fuerza nos agobia, heridas, empapadas, cansadas y saciadas, solo por hoy, el circo terminó.

Tú te incorporas, con lágrimas te levantas. Yo me arrincono, entre mis brazos me sostengo. Me abrazo y más que hacerlo por mimos, lo hago por rencor. ¿Qué nos debíamos, muñeca desalmada? ¿qué hicimos mal para llegar aquí?

No tengo intención de renovar tus esperanza desahuciada por encontrar en mí una pareja mejor. Somos salvajes creaturas de llagas abiertas que abusan al lastimarse como medio de comunicación.

Al ironizarte juego y con ello me regodeo, al reconocerte repleta de mis angustiosos desvelos, no me queda más que burlarme de ti como bálsamo sedativo.

¡Cómo duele esa tirita! ¡Cómo urde siniestro el titiritero! Solíamos entregarnos tanto que hoy a la orilla del llanto, reclamaos el tiempo que jamás a solas pasamos, nuestros momentos de dejarnos vivir.

Tirita, titiritero, la canción más enferma que te he hecho, la escribí a punta de frenesí.

Safe Creative #1203081268959
Leer más...

martes, 21 de febrero de 2012

Al poeta

A mi amigo poeta, aquí su blog (http://www.ocultosyhallados.com/)
"Dicen que vuela por el cielo una estrella
que vendió su alma a un diablo poeta"
Jarabe de Palo

Recubiertos, bañados, aterciopelados, preciosa y ricamente adornados, los tesoros de versos secretos, ahora revelados, dichos al oído mientras te imagino cercano a mí costado.

Ansias de mariposas frágiles, ligeras y fugaces, la sonrisa que resbalas a mi cara, la sencilla fragancia de la elegancia suprema con la dulzona infancia, la cortesía de una rima firme y la caprichosa métrica poseída de ritmo.

Dijeron los “Antes”, cuando aún habían tantos verdugos para los poemas de los amantes, que habrían de medirlos uno por uno y numerarlos endecasílabos si llegaban a tal perfección.

Será que no guardamos rencores, que nos miramos frente a frente al leernos, que no extrañamos el no conocernos y que disfrutamos con los momentos de descansos productivos en los que cada uno se vuelve artista, que no pedimos nada a los renombrados árbitros de esta cómica función, será que vuelo si tu escribes, que resbalas por mis “escritos-tobogán”, que no me canso de leerte triste y sé muy bien cuando -al redactar- sonriendo estás.

Me gusta pensar en ti cuando recuerdo lo que he escrito, me gusta leer cuando escribes con voraz intención. Y si el mundo se inventara nuevamente y entre escritores tuviéramos elección, me gustaría conocerte y que mi ventana estuviera junto a tu balcón, para escucharte recitar cada noche, para decirte siempre que tu profesión te engaña, que eres un buen ingeniero pero, de poeta puro es tu corazón, que nunca dejes de escribir lo que vives y sientes, que en mí busques un par de oídos siempre, y que compartas al mundo con tu arte, que es galardón.
Safe Creative #1202221121321

Leer más...

lunes, 6 de febrero de 2012

Tintas rojas

La mañana la despertó un poco abrumada, la sujetó estática bajo las protectoras sábanas, y era gris, algo verdosa y exasperante. Con las paraedes desnudas, con la luz llenando el espacio, impregnando los hechos. Tenía el alma rota.

El medio día se montó en su espalda, se hizo helio, se hizo fuego, pesó.

Los rituales le ofrecían oportunidades de huir del presente. Era tan elevadamente sublime e inocente, que el mundo no estaba hecho para ella.

Toca una nota y resbala, el piso de la música hoy es de un rojo tinto que sabe a hierro y huele a violencia. Se eleva, se sujeta a la cuerda más alta del pentagrama, le duele el alma, se cierne desesperada a la cintura de la clave Astro Fulgor. Cuatro hombrecillos roja-tinta habitan en la estancia de piso vino, cuatro cuartos de espera en compás.

La punta de la vieja nota en donde se ha parado, le ha herido las rodillas y ha astillado sus pies y sus manos, le puso nombre a su sufrimiento y la firmó orgullosa.

Para beber tenemos tintas rojas, para degustar, rojo pasión. Y las claves que acompasamos son burdeos hilos que nos visten con matices de jaspe, de los colores que se tiñe todo cuando nos duele el ama y traemos roto el corazón.

Que la mañana te incruste y te sature en el rojo frío y denso de la canción.

Sobre las notas, ella baila su desilusión.
Safe Creative #1202071041008
Leer más...

domingo, 22 de enero de 2012

Inmovil

Eras una de esas cosas carnales y dulces que quiero contener.
Tenías las extremidades de algodón multicolor que abducía mis esfuerzos.
Quería fotografiarte, minimizarte, coleccionarte y mimarte, quería suspenderte en el
tiempo, inmovil, repleta: raíz.
Y amarte y enseñarte a amar, no a amar como se aman en la actualidad, con
soberbia y sobrecupo de espacio personal.
Quise -porque quise- contenerte y tirar de mis imposibilidades para hacer tus deseos realidad. Quise -porque quise- mirarte sonreír al despertar.
Pero a lo explicado mil veces ya: camino errado; no quiero malgastar tus esfuerzos
por entenderme de un solo jalón.
Te quise porque te quise -y ni tu trovador favorito pudo decirlo mejor-. Te quise por lo que eres y por lo que eres quise que me quisieras a mí. Que trágico destino habría escrito Brönte para un final de hastío como el que contigo dejé de vivir.
Te quise inmovil para quererme y te quiero inmoil para no responder con ese vacío
y banal "está bien".

Safe Creative #1201230957259
Leer más...