Twitter

Búsqueda

lunes, 21 de marzo de 2011

Semanario I: Lunes

Me siento atraida y aaatrapada por los lunáticos que a la luna canta y bailan... sus seguidores, sus animantes, sus alabantes...
Recuerdo que hace algún tiempo en el lugar en el que me encuentro, vestí de negro y me envolvía en la poesía de la oscuridad y luego, por razones irrecordables, tuve que escpar.

Llevaba en el pecho el signo de la noche, la bipolaridad del psicópata y el hedor a la lluvia en fino derroche de mi cabello empapado.

Así y todo, fui. Perteneciente al legado sagrado y consagrado desde nuestras primeras generaciones de bestialidad, sagacidad y bienaventuranza elegante. Los condes más exquisitos nos dieron origen... y yo les pertenecí.

La copla que canta la historia desgarradora de la sirena que asesinó a su amado para regresar al mar y ver que fue engañada una vez más, esa... esa... se queda corta frente a mí. Nunca renegué de mi pasado ni de mis ancestros y hoy de todo aquello que me construía y culminaba, me han alejado.

Y aún así, me acerco solo un poco a ellos, despierto insomne entre sudores fríos por la madrugada y me siento fluir, me siento tan suya y a ellos tan míos, les imagino mucho antes de llegar cuando van a venir.

Estos días son en particular el lugar y momento de sus mejores sueños.

Comienzan a poco... aullándole durante el ocaso a la Luna ya perceptible, y fecundan los horizontes con estrellas, cada brillante estelar, una lágrima por rodar. Cada noche de Lunes.

No hay comentarios: