Twitter

Búsqueda

domingo, 13 de marzo de 2011

Mañanero: Desesperanza

Esta mañana tenía la insipiración a flor de piel, aún no habría los ojos y ya tenía lágrimas en ellos, todavía no despertaba del todo, seguías escondida entre retazos de subconciencia y ya me dolía la inherente realidad.

El calor matutino del hedredón contenía mis ilusiones, pero al levantarlo huyeron precipitadamente, y ya solo me quedó la sensación de familiaridad contigo, como si acabara de verte, pero sin saber cómo ni cuándo.

Tenía unas cuantas frases en la punta de la lengua: "Ahora entiendo a quien me quiso tanto, al quererte yo a tí", "Ahora sé cómo se siente el tener la certeza de que perteneces a un linaje que te desconoce", "Siento que tienes sentido en mi vida, siento que había un designio que nos condenaba así, pero como soy madura e impotente, voy a dejarte ir con la esperanza de que un día logres entender que así es, y que en ese entonces no sea demasiado tarde".

No hay comentarios: