Twitter

Búsqueda

domingo, 30 de enero de 2011

Más palabras

Más palabras, para puntualizar y definir. Menos, para dejarte crear, imaginar y deducir.
Me gusta que pienses que son para tí, por un placer sardónico insaciable de cortarte las alas cuando más alto vayas, Pegaso, majestuoso caballo blanco.

Elegante, estilístico, brillante y espléndido que siempre te miro a poco, casi por encima del hombro; recalcitrante me regodeo y desdoblo como frágil capullo pronto impetuoso contra tus sientes. Dichosa de júbilo, mórbida grito: -¡Albricias! Un buen hombre más para desangrar.

Y más palabras fluyen de donde a penas te considero hasta donde te condecoro sumergida en mentiras: "Eres impresionante" "Mereces mi lealtad" "Eres un maravilloso amigo" "No mereciera yo, de gentil doncel, tantísimo galardón" Me rio. Cuidado con esos desvaríos, pronto en mis manos vuelves a estar y te abandonas a mis expensas: ¡Pobre chico!

Habrías de prestarme oido y entender al tiempo que cuides tu alma, tu pundonor herido y continues tu camino, dulce chiquillo, aun lo que lleves recorrido, a una asesina itinerante no le va causar mella tu corazón.

No hay comentarios: