Twitter

Búsqueda

martes, 26 de octubre de 2010

Un adiós más pronto de lo que empezó

Y esta es otra carta de las que no se envían, de las que se escriben en la noche a media luz, las que guardan anhelos exacerbados y solitarios, de las que quien escribe sabe su destino de abandono y desolación.
Tú compartes solo tu sonrisa, yo enamorada de tí estoy, tú me llevas fugaz entre tus labios cuando mi nombre alegremente te escucho pronunciar, poetiza, que haces de las sílabas una ejemplar sensación de briza, dulce... dulce declamación.
Y no me alcanzan las palabras si logras a mis mejillas una lágrima más rodar, si cada palmo del concreto que mi sombra pisa, fue colocado tierna y cuidadosamente por tus manos lejos de tu corazón.
"Me quieres -como tu amiga-." Entre suspiros deslizas. "Pero tu mirada se encuentra lejos observando del misterio lejano la llamativa tentación." De lo oscuro, lo profano, lo pagano, lo que sea que se encuentre del otro lado de la ilusión.
Amén que hagas de cada habitación tu particular decorado, con siluetas grises y un par de verdes o morados, de ese otro lado no me encuentro yo.
Lo dicho claramente para despedirme, para avisar que esta chica el horizonte soñado no atravezó, se quedó sentada un día y triste pero consolada, bajo la lluvia que abnega y empapa, a tu figura ha dicho adiós.

No hay comentarios: