Twitter

Búsqueda

domingo, 17 de octubre de 2010

Creería que lo tengo todo controlado, que no importa qué me diga esta vez, estoy en entera posesión de mi propia voluntad y no gobernará más mis emociones...
Todo suena muy lindo, me creo plenamente convencida de mi seguridad, hasta que chocan nuevamente las escencias y basta con un saludo insignificante y casi tan impersonal como el más lejano que en la red podemos brindarnos, para lograr una mueca de sonrisa en mi rostro.
-Me voy- me dice -ahora debo descansar...
Será que imagino sus ojos detrás de la pantalla al otro lado de la minúscula conversación, más allá incluso que el cristal de sus anteojos que -Al fin y al cabo- profiero:
-¡Me gusta de ella... hasta la forma en que me dice adiós!

2 comentarios:

Li~xan dijo...

simples palabras que en tu interior expresan tanto más de lo que uno puede decir...las palabras son una bendicion y una maldicion...
esta bello :)

Muñeca Rota dijo...

Wow! si, gracias por lo de bello... y tienes mucha razón "en tu interior expresan tanto más de lo que uno puede decir", así lo siento.
Gracias por comentar