Twitter

Búsqueda

martes, 20 de julio de 2010

Hablando con un cuento

Cu - Cuento
C - Claudia

C -Me debes una pizquita de ron por despertarme del sueño violento a la grisacia realidad y me debes también el olor del café.
Cu -Tu por el contrario me debes lo abstracto y escribir con tinta sin temor a equivocarte, ya que siempre me escribes a lapiz, me debes la seguridad de la tinta.
C -¿Y la hoja que se rompe?
Cu -No, la hoja que te duela romper. Nunca viajas demasiado rápido, no haces movimientos ágiles, no escribes tus cuentos con pluma ni de donde los ecribiste, rompes el papel, nos temes.
C -No podría temerles, los amo.
Cu -Buscas encontrarnos en los ases de media luz y te pierdes, empiezas a soñar, te vas a donde no te podemos alcanzar y de lo que dudo que puedas redactar.
C -Nos perdemos, no llegan nunca a ese sendero, los busco en las sombres informes...
Cu -¡Las que nos debes también!
C -Las que no manejo
Cu -Las que modelas como plastilina en manos de un niño, pero que si eres capaz de tocar.
C -No todo joven escultor llega a ser artista...
Cu -Pero mientras sueña, lo reafirma al despertar.
C -Me debes ron, dame aunque sea una pizca.
Cu -Me debes perfección y tinta...

El duelo continuó, Claudia desfalleció y cedio...
La chica bebió ron, aspiró café y escribió "A media Luz"

2 comentarios:

Nuevos Cielos dijo...

Existen varias alternativas que la tecnología provee para el juego del solitario escritor. La mundialmente famosa fotocopia, la fotografía y también el revolucionario escáner. Sin embargo, ninguna solución de reproducción informática puede aliviar el desasosiego, producto de la lucha del escritor contra el papel (o contra el teclado), ni disminuir la perdida de aquel que consigna sus palabras en el banco de la vida y por azares del destino jamás recibe lectura ni respuesta.

Muñeca Rota dijo...

Sin afán de hacer lo que en mi carrera llamamos "venta cruzada", como puse en el post de "Tantos Diferentes", "...igual no me viene ser tan diferente, igual y me complace sobremanera leer las historias de otros tantos auténticos autores independientes." Así, por fortuna, habemos quienes como tú y yop, encontramos cierto placer (espero) en leer lo que hacen otros escritores que al igual que nosotros son mundialmente desconocidos, ¿no? ¿cómo ves?
Gracias por comentar, te mando un abrazo.