Twitter

Búsqueda

martes, 20 de julio de 2010

Hablando con un cuento

Cu - Cuento
C - Claudia

C -Me debes una pizquita de ron por despertarme del sueño violento a la grisacia realidad y me debes también el olor del café.
Cu -Tu por el contrario me debes lo abstracto y escribir con tinta sin temor a equivocarte, ya que siempre me escribes a lapiz, me debes la seguridad de la tinta.
C -¿Y la hoja que se rompe?
Cu -No, la hoja que te duela romper. Nunca viajas demasiado rápido, no haces movimientos ágiles, no escribes tus cuentos con pluma ni de donde los ecribiste, rompes el papel, nos temes.
C -No podría temerles, los amo.
Cu -Buscas encontrarnos en los ases de media luz y te pierdes, empiezas a soñar, te vas a donde no te podemos alcanzar y de lo que dudo que puedas redactar.
C -Nos perdemos, no llegan nunca a ese sendero, los busco en las sombres informes...
Cu -¡Las que nos debes también!
C -Las que no manejo
Cu -Las que modelas como plastilina en manos de un niño, pero que si eres capaz de tocar.
C -No todo joven escultor llega a ser artista...
Cu -Pero mientras sueña, lo reafirma al despertar.
C -Me debes ron, dame aunque sea una pizca.
Cu -Me debes perfección y tinta...

El duelo continuó, Claudia desfalleció y cedio...
La chica bebió ron, aspiró café y escribió "A media Luz"
Leer más...

Yo soy la diosa de cobre en la burbuja de plata

Así se formaba la esfera de plata de tu diosa de cobre –por su piel tostada –delimitada, silenciosa y apartada.
Que yo te llore no significa nada, por supuesto, que me veas desde el umbral de la vida, reciente, fragante no implica que debas rescatarme de las fauces de mi situación… pero te amo.
¿Quién podría decirlo más cierto que quien ha vivido y ha diferenciado entre lo verdadero y la falso?
Palabritas bonitas y miradas enamoradas no me va, y los redondeados rizos no curvan los ensueños de los posibles jóvenes amantes, pero soy de las que no hace falta jurar para proteger lo que quiero y, lo siento pero, te quiero querer a ti.
Dime, ¿cómo puedo arrancarte esa plateada burbuja en donde la decidiste colocar? Llórale y recuérdale pero déjala ir o vuelve a márcale, búscala y llega hasta el fin pero deja de jugar con mi corazón, decide qué es lo que puedes querer tú también, haznos entender cuál será la posición frente a ti a cada quién.
Tal vez sea yo ahora, pero tu diosa de cobre también es flor y también llegará el día en que se deba marchitar.
Leer más...

domingo, 18 de julio de 2010

Ha terminado el beso - Cómplices


Ha terminado el beso
Ha empezado la noche
Ha escapado el expreso
Ha regresado el reproche

Ha terminado el beso
Han estallado sirenas
Ha vuelto a caer el peso
de las antiguas cadenas

Ha terminado el beso
Ha callado la radio
Ha fallado el intento
Ha vencido el cansancio

Ha terminado el beso
Ya llegó la tormenta
Despertaron los miedos
Se ha declarado la guerra

Y se han espantado las aves
Asustando a los niños
Derrumbados los sueños
Se han cortado los hilos

Se han cerrado las puertas
Abriendo las heridas
Ha terminado el beso
y se hace difícil la vida

Ha terminado el beso
Ya llegó la pereza
Envejecido el espejo
Ha muerto la violeta

Ha terminado el beso
Han anunciado rutina
Han temblado los cielos
Han descubierto desidia

Ha terminado el beso
Ha callado la radio
Ha fallado el intento
Ha vencido el cansancio
Leer más...

La Pasadora de Páginas (La Tourneuse de Pages)

Aunque conforme pasa el tiempo me doy cuenta de que no estoy ni para nada calificada para hacer cualquier tipo de crítica a las películas, al menos si puedo sugerirlas con base en mis gustos, y así justamente es que quiero hablar precisamente de esta... en español "La pasadora de Páginas", una producción francesa que me gustó en parte por el roce con la temática lésbica y por otra por lo amable de las escenas, sin una gota de violencia, o tal vez solo un poco de agresividad en un par de tomas, te narra la historia de Ariane y Melanie, la primera, una pianista famosa y madre de familia, la segunda, la nueva nana del hijo de Ariane.
No siendo casualidad que Melanie sepa tocar el piano, la historia mantiene latente un suspenso psicológico que te invita a terminar de verla.
Para mi gusto es un buen relato, con escenas amables que demuestran que no hace falta tener sangre o sexo explícito para llamar la atención.
Le pongo su palomita y la sugiero para aquellas personas que les gusta buscar y ver buenos títulos de películas independientes.
Ficha Técnica
Título Original: La Tourneuse de Pages
Director: Denise Dercourt
Género: Thriller
Elenco: Catherine Frot, Déborah Francois, Pascal Greggory, Xavier de Gillebon, Christine Citti.
Idioma: Francés
Duración: 85 minutos
Leer más...

viernes, 16 de julio de 2010

Princesita fantasmal

La princesita se sienta bonita a la mesa solita, la sopa de nuevo está fría, la nena se siente muy triste y hasta el plato sus lágrimas van a parar.
La muñequita de papi y mami muestra opulencia, con armas de oro acuñadas y de piedras preciosas decoradas se piensa suicidar.
La solitaria sombra de mejillas de porcelana camina vacilante por los oscuros y largos pasillos de su hábitat, se desenvuelve paso a pasito que agradece las formas que en la oscuridad le causan miedo, porque al estar ahí al menos, se siente en compañía de aquello que rondando está.
La oscuridad le recita poemas de antaño, le habla de seres anti-diluvianos que en su forzado estado ermitaño, feroces fauces sangrientas parecen rosas en sus manos, las toca dulcemente, se ve seducida por su olor.
Arrastra las palabras, toca las sílabas con las yemas de sus dedos, escupe una informe bola de salados sentimientos con sazón de lágrima al punto, bebe sin prisas un dulce licor, aspira despacio la inverosímil muerte blanca que antes que llegue te hace divagar… suspira… y maldice.
Esas dulces bailarina, gráciles y livianas pueden también tener hiel en el corazón que se saben un repertorio de duras y malas palabras que mejor que a sus endebles progenitores, a nadie podrían representar.
La princesa toca la lluvia y la detiene, antes de mojar su cabello fragante, se lacera de dolor, de muerte, teje su punto de cruz de lápida… y reza una vez más a su salvador, porque aún le mella la falta de amor de 'ella' y la respuesta que mantiene alejada a su blanca madre de marfil sin poderle decir el amor completo que hace años le profesó. Se duerme.
Y una noche la encuentran plácida, serena –quietecita muñequita –con los ojos hundidos de sopor eterno sobre la tumba de 'Allan Poe', descansa cual creatura celestial macabra. –¡Tiene vida! –recita su papá, se engaña, se muerde los labios que nunca su frente van a volver a besar y llora la pérdida del fantasma que a la mesa se sentaba de 9:30 a 10 de la mañana y cada tarde sin otro particular.
Se despiden los dos del títere de la infancia y al comedor se sientan tomados de la mano lado a lado en el sitio vacío que contenía esa esencia fantasmal.
Leer más...