Twitter

Búsqueda

jueves, 27 de mayo de 2010

Muñecas de la ESCA

Un sueño que empezó cuando tenía 15 años y no, lo siento, no era la fiesta de la típica quinceañera, era la posibilidad de aspirar a un buen futuro.
Lo empezamos muchos al mismo tiempo y nos emocionamos.

En distintas escuelas se fraguaba un su encuentro sin precedentes, un grupo de chicas que empezaban a dilucidar sus aspiraciones y colocar nuevamente un ladrillo más a la estructura más grande y magnífica que alguna vez pudieran imaginar, su propia vida.

Se llevaron un puñado de emociones, amores rotos, sonrisas de amistades, abrazos entrañables, un sin número de recomendaciones y levantando la mirada dijeron: "Aquí estamos hoy Politécnico, venimos para crecer en tus centros"

Con lágrimas en los ojos se alejaban de sus cimientos para trabajar en las alturas de su nueva realidad, dispuestas a luchar por sus ideales, tres años divididos en semestres, inigualables recuerdos y nuevamente, con la mencionada presentación del "Tren de la Vida", en 2006 dijeron nuevamente adiós. Pero este último estaba puliendo ya las piedras, obsequiándonos onix, perlas, jades, variantes de riquezas inimaginables, corazones repletos de emoción.

Nuevamente, cuatro años más han pasado, miran hacia atrás y reconocen ese admirable encuentro, una célula constituida de un núcleo cambiante, si una de ellas se fuera, tal forma viviente perdería el más importante elemento, colmado de "te quieros".

Se van a viajar de nuevo a otro vagón esas muñecas rotas, las que conocí en distintos momentos, con un nudo en la garganta nos decímos adiós, pero las espero cada vez que se logre el reecuento de estas almas locas que se conocieron en la ESCA del Casco de Santo Tomás.
Leer más...

martes, 25 de mayo de 2010

Gotita de tinta azul

Llegas ingrávida como siempre que decides "esta es la hora de llegar" y solo te presentas así.
Te mueves, gotita de tinta azul en una pecera, empiezas tan pequeñita y te conviertes paulatinamente en el ambiente en el que debo vivir, como el aire humedo de puerto que se adhiere a la piel, pegajoso y dulzón, si fuera el brillo labial que acostumbras a usar.

Después con el paso del tiempo al fijar la vista en la nada para volverte a buscar, ya no estás, te has fundido tanto en el aire que como él, te diluyes y te vas, te escondes, hasta que en el inmenso cubo de agua cae de nuevo una gota de tinta azul y vuelve el ciclo a comenzar.

Nombré a cada gota de modo distinto, las seguí en torno mío, dentro de mí, iluminándo y coloreando las partículas del lugar, agazapándose en mis pulmones -solo para decir un organo, el que sea que me duele cuando otra vez te tienes que ir-.

Cada una era especial y única, siempre formadas trás mi imponente musa que, de ser comparadas, al menos esta última era real... lo dicho 'era' real, y a la nueva falta de ella las sumisas gotitas se transforman nuevamente en amenazantes manchas colorantes de todo, hasta de mí y mis emociones, hasta del corazón.

¿Es tal vez la falta de recipientes donde acumular halagos que de mi propio ser empiezan a desboradar? ¿es que no puedo estar sola y necesito ineludiblemente amar?

Estupidas gotitas que te van llenando de sonrisas la vida, que con dulces miradas empiezas a celar, que a poco se vuelven tan importantes cada día hasta que no puedes mantener las promesas que una vez hiciste de castidad
Leer más...

martes, 18 de mayo de 2010

Tantos diferentes

¿Y qué tal si un día buscara la palabra incorrecta en esta relación de vectores? -pensé- como diría la trilladísima frase de esa canción "... caminante no hay camino, se hace camino al andar...", tal vez si mi filosofía se concretara a hacer el mío en vez de estar siguiendo a otros, dejaría de pecar cometiendo atropeyos contra mi naturaleza, haría un poema de una grosería, sería única y estaría feliz...
Entrados en discusión como siempre mi yo conciente y mi yo real, el que se esconde pero siempre habla por mí diciendo lo que soy de verdad, me dije que no podía hacerle a una "palabrota" una poesía y que en todo caso mi naturaleza provenía de ancestros copiadores y mi cauce sin duda seguiría siendo imitar...
Manoteé velozmente sobre mi cabeza para espantar la idea, ¿y qué si no somos todos pobres imitadores auténticos? La familia de este pequeño planeta en donde todos se igualan al quererse diferenciar.
Me cifro en intentar escribir y tal vez un día sacar un best seller como... ¿quién? ¿Rolling?, ¿Meyer?, ¿Katzenbach? paso, igual no me viene ser tan diferente, igual y me complace sobremanera leer las historias de otros tantos auténticos autores independientes.
Leer más...

Con ustedes... la muñeca masoquista

"Juega conmigo muñeca,
soy tu eterna marioneta"
Kuro Tsuki
No sé para qué querría tener todo rosa, si nos equivocáramos y nos destrozáramos mil veces, solo tus manos sirven para volver a colocar los pedacitos rotos de mi corazón, porque solo tú lo conoces tan bien que puedes armarlo como un rompecabezas de memoria.
¿Qué importa que me destroces mil veces la vida? Si aún es a tu lado... todo me parece una bendición...
Leer más...

Adios muñequita

Lo dije claro y llano: "Como mi madre me decía de chiquita para no comprarme la muñeca de sensación 'Dile adiós a la muñequita, nena, dile adiós"
Es curioso que la muñequita y la nena fueran mujeres las dos...
Leer más...