Twitter

Búsqueda

domingo, 18 de abril de 2010

Disfraz de escritor

Ya se me estaba olvidando lo bien que viene un -blog- espacio público para los -vanidosos- escritores...
Con un letrero etéreo entre los cinco por doce centímetros de frente que me recuerda que nadie se quita el vestido diario para escribir, disculpo la que habla de su sexo, el que habla de ella y el que relata su día nublado y su primavera...
Después observé los míos y traté de sacarles las pajas, los hilos entretejidos de lo que conforma mi historia, cuando hablo de ellas y ellos y no dejo de ponerme a su espalda, como un cuadro de un matrimonio que al fondo retrata un espejo de su retaguardia en donde al centro puede verse un hombre más con un óleo, un pincel y una redondeada tabla -quien tomara una fotografía de su reflejo sosteniendo la cámara-...
Si, pude ver solo el reflejo que me precisaba la existencia de alguien más en un espacio que parecía vacío, que solo era oscuro y que sin embargo reflejaba la luz de la luna...
Me vi y miré cada una de las otras fachadas, vi grandes ojos de color esmeralda, sedosos y largos cabellos, redondeados cortes de cara, narices afiladas y sonrisas amplias, dientes brillantes, lenguas ácidas...
Les vi a todos jugando con su disfraz de escritor mezclando en la cacerola de cibernautas las palabras de su creación.

No hay comentarios: