Twitter

Búsqueda

jueves, 18 de febrero de 2010

Nefasta original

Ya sabías mi valor, ya llevabas tiempo midiéndome y sopesando la posibilidad de derrotarme, cuanto más ahínco plasmabas en tu muy saboreada tarea venenosa, más poder me estabas brindando.
Junto a ti aprendí que soy una mujer completa... y que me tienes miedo, que por tenerme tan cerca has podido mirarme tal cual soy y has sabido el increíble poder de esta imaginación.
Solía pensar que me mirabas furtivamente por el desprecio que sentías hacia todo lo que mi vida implicaba, que gracioso ha resultado ver que yo misma fui por mucho tiempo tu meta, que con el glamour y experiencia que parecías tener, aún no completabas esa parte auténtica que emanaba de cada una de mis sonrisas, porque niña, las mías eran espontáneas y llanas, nunca pensé en obsequiártelas, eran compartidas emociones.
Mucho me temo que te he descubierto, que como cáscara de alguna fruta amarga he sabido descortarte y no puedo asegurar que ha sido grato lo que encontré, tampoco puedo decir que sienta lástima por ti, después de tanto tiempo haciendote ver como una gran mujer, con el poder de irrumpir los sueños de los demás y discutir si valía la pena pensarlos, no me quedan ganas de perdonar.
Al final las cosas que has dicho atinadamente ya han tenido su oportunidad, pero la sinceridad de mi personalidad no ha dejado cabos sueltos, te puse contra la pared y espero que te este doliendo verme crecer.

No hay comentarios: