Twitter

Búsqueda

sábado, 16 de enero de 2010

De este lado del espejo


De este lado del espejo, la única figura de la que solo puedo admirar el reflejo me tiembla en pie, se teme a sí misma.

Angustiosa añoranza, desvelos, palabras medias de rezos infinitos en un lugar al que no pertenecemos las dos.

La frustración y el desvarío juegan cada día através del traslúcido cristal el papel de la suave tez dorada, envoltura de un ilusionado corazón.

Incapaz de saber lo que soy realmente, de mirarme externamente y desde un punto de vista objetivo, entender mi complejidad, me limito a escuchar las opiniones de aquellos que me "conocen mejor" para encontrarme sumergida en alguna de las profundidades de sus palabras superficiales que suelen describirme como una mujer de medianas ambiciones, fría y egoista, inmadura y poco sagaz.

Incluso tan hirientes como carbón ardiente sean tales opiniones son mucho más benevolentes de lo que mi propia persona suele escudriñar, aunque constantemente autoindulgente frente a mi espejo, la mujer que veo no me dice nada de lo que realmente soy.

Es pues mi actuación una limitación de apreciarme a mí misma tal cual soy, puedo saber solamente lo que la luz proyecta reflejada en aquel cristal y lo que las emociones através de mis actos causan en los demás por el modo en que de mi pueden hablar.

No hay comentarios: