Twitter

Búsqueda

martes, 15 de diciembre de 2009

Tu no estás aquí

Leve, vaporosa, ella descansó en mí, pero no miraba mis ojos, ni yo buscaba su boca, porque yo no la amaba y ella no pensaba en mi.
Ella me abrazó primero y mentía al decir ‘te quiero’, yo no detuve sus brazos ni sus manos, cerraba los ojos e imaginaba que eras tú, ahora siento haberlo hecho, pero dormía junto a ella y su cabello no tenía tu olor, seguro tu aroma invadía el espíritu de alguien más, seguramente mientras ella que en otra pensaba al recostar su cabeza en mi pecho no notaba el sonido de los trozos quebradizos de mi corazón que se movían al compás de mi respiración, no pensaba en la frialdad de las caricias, y yo ahora volvía a pensar en ti, igual que esta, tu cabeza recostada en el hombro de alguien más, esa alguien que pensaba en ti igual que lo hacía yo, tenías dos chicas a tu disposición, para correr a tu lado cuando escucharan pronunciar sus respectivos nombres, para dejar ese rincón vacío y frío en el que me refugié, para dejarla a ella, dejar de protegerme y detener la sangre que fluía de mis heridas y cubrirte a ti, salvaguardarte a ti, amarte mucho mucho más que a mí.
Ella no tenía tu estatura ni tu complexión, no tenía el hermoso color de tu piel ni el brillo radiante en tu cabello, y sus ojos aunque color café no tenían esa mirada enamorada que tu solías tener, era bella, sin duda, pero pensarlo demasiado me hería más, ni lo más hermoso que entre los brazos me ofreciera podrían hacer que te olvidara a ti, pero tú estabas descansando plácidamente en otros mientras nosotras nos manteníamos ocupadas con nuestras propias pesadillas.
Las lágrimas bordearon mis sienes por horas, pero no podía suspirar, ya no te tenía, mujer, ya no eras mía. Desconsolada sí, porque cuando me querías tú estabas ahí para cortar los sollozos y hacerme sonreír, ella… ella solo dormía.
Leer más...

El alma gemela de mi pareja actual

Lo siento, pero el mundo cambia y me da miedo, gira pero no como me lo querían presumir, no como algo excitante por inesperado, no…

Cambia en formas inexplicables y monstruosas, los ojos de mi novia se han entristecido por otra mujer, y bien que no pensé que alguna vez pasaría, solamente por escucharla y verla tantas veces caminar a mi dirección, ¡vamos! eso no implica que alguna vez hubiera firmado algún contrato, ¿verdad?

Después de años de pedirme que mostrara más cuanto la quería, hoy que al parecer lo había conseguido, ella no parece satisfecha, porque ahora ya no me necesita más.

Aunque veía las cosas cambiar, solo representaban las sombras de otras más profundas y peligrosas y yo… sigo teniendo miedo, pero al menos antes me parecía que podía soportarlo, ahora no estoy segura de lograrlo, porque mientras me esfuerzo en caminar hacia delante, en escalar una enorme montaña, al mirar atrás o hacia abajo, solo puedo ver un trozo de cuerpo congelado, un alguien muerto, solo la mitad de una persona, porque su otra mitad yo la he apartado, y ella solo se limita a mirarme con tristeza y por aquellas viejas promesas contestarme "no pienses tonterías ni te desgastes en eso"

Mujer, ¿aún crees que no te he conocido?, después de adivinar cuando algo hermoso por alguien más has sentido, piensas que nunca te leía entre líneas, si he notado como al alejarte de ella un trozo de tu corazón como cristal he quebrado.

Hay más de mil formas de lastimar a alguien querido, yo inventé para mi tal vez dos o tres, pero apuesto a que esa en la que innové ni siquiera la había imaginado, y aún pensando en todas las desventajas que "la otra" tenía, y todo lo que yo le podía ofrecer, por mencionar algunas, formas patéticas de encuentros amorosos, ¡bah! ni qué decir, pero presiento que aún así había algo más que yo no podía ver, pues claro, no se trataba de mi otra mitad, sino del alma gemela de mi pareja actual, pues bien que para lastimar a la persona que más amo en la vida, en vez de alejarme de ella tuve que atraerla más, lo sé, aunque grite que no, está triste por ella aún.

Leer más...