Twitter

Búsqueda

lunes, 9 de noviembre de 2009

Tarde pero seguro: Recuento de noche de 100 cuentos de terror

Ahí dejo una muestrita.

Si me lo preguntan a mi, me pareció super chida, aunque todos los cuentos los contamos Kuro Tsuki y yo, ni pex, estuvo de miedo un ratito y otro de risa, super duper y entrados para diciembre otra noche de los 100 cuentos de terror.
Leer más...

Una serie de pensamientos mientras no estabas o Amor a primera vista

Si supieras cuantas veces en las que en otras he pensado, si supieras cuántas veces te he engañado, buscando echar a un lado utopías mientras como enamorada busco el placebo de sus ojos en los tuyos.

Pensando en ello he vuelto y te miro… de nuevo… te miro… y recuerdo, cuantas veces he escuchado que de tantas personas en el mundo una chica solo puede querer a una y yo… yo de nuevo… solo te miro… igual que siempre solo veo otros ojos al mirarte, otros ojos sumergidos en los míos.


Constantemente su mirada enamorada sobre una linda dama se posaba y yo… yo a ti… solo te miro.


Porque siendo honestas, después de tantas tonterías que hemos dicho, aunque de otras cosas mis sentidos alguna vez hayan gustado, finalmente vuelvo a los primeros designios en donde me prometía a mi misma que cada día debía curar lo que yo había provocado a tu corazón herido.


Vi disimuladamente como la canción que para ti buscaba a cada momento hacer concordar a ella le sentaba como delicado y vaporoso vestido de lino, mientras tus llamadas evadía, su presencia día a día necesitaba.


Tirada en la arena esa noche sin pensar en nada que no fuera su mirada de otra enamorada… su mirada, el exceso de alcohol en el estomago me causaba estragos y con dolor trataba de sacar un recuerdo tuyo a mi corazón pero estabas perdida, no podía ya imaginarte y en lo besos que en vividas imágenes de la mente extraía simplemente a sus ojos regresaba, en las estrellas su brillo y en el viento sus pestañas, su mirada de otra enamorada.


Ya de por si pocas y aun latentes tus llamadas que una a una evitaba porque… ya no podía decirte que te amaba, lo sentía profundamente y recordaba cada vez que como ferviente seguidora incluso a tu sombra un amor completo profesaba, ya no… ya no podía mirarte a la cara aunque nunca ni el ínfimo roce de la suya hubiera intentado, porque solo con el simple roce que por una fracción de minuto nuestras miradas provocaron ya podía sentirme totalmente embelesada, plenamente cautivada, puramente suya y respecto a ti, una paria traicionera.

Leer más...

domingo, 1 de noviembre de 2009

Feliz Halloween: The Little Girl Who Was Forgotten



Solo para desearles un lindo Halloween, disfrútenlo y les dejo un video muy a tono para estas fechas.
Leer más...