Twitter

Búsqueda

martes, 8 de septiembre de 2009

Gracias señorita floresita

Surgida de las abismales profundidades de mi memoria. ¡Pero claro!: ¡Señorita floresita!

Con cada pétalo que con el suave movimiento de las olas era levantado sutil y elegante, flotando en el universo que yo no podía alcanzar.

Señorita floresita, como cada tarde de entrañables y ligeras lloviznas en que repetía tu nombre, desde el primer día en que te vi, desde la primera vez en que en esa noche de bohemia oscuridad, en donde se diluían nuestros pesares con el humo de todos los cigarros en derredor, posaste y abandonaste todas tus sonrisas a mis ojos, todos los respanplandores que irradiabas con cada bocanada de aire que decidias tomar.

Del otro lado de las dimensiones, en donde la gravedad no afectaba tu belleza, sin si quiera poder tocarte un momento, liberaste mi fantasía de las cadenas terrenales, pero claro... Señorita floresita.

Cada paso que dudo ahora lo vuelvo a dar nuevamente con los cimientos de aquella noche, y cada tarde en que las pesadas gotas resbalan por las hojas de los árboles mientras al mismo tiempo el sol las regocija tocándolas con gentileza, vuelvo a pensar en ti, ¿cómo no iba a recordarte ahora... señorita floresita?

Plasmada como una simple ilusión, como si solo hubieras sido parte de mi continua y confusa imaginación, como si solo hubieras salido de la mente de aquel que ahora te pintó. No señorita floresita, yo te tengo aún presente sin siquiera conocerte de verdad, con tu cabello enroscado en sublimes espirales de perfumados cabellos oscuros, con tu piel cobriza y destellada, con tu voz armoniosa y tu tono un tanto grave, recargando tus sienes en el puño de tu mano mientras cantabas, con cada nota melancólica que desmentía tu risueña faz. No señorita floresita, tal vez tu haz iluminado otras perpecepciones en otros momentos, en otros instantes, en otros tiempos, pero yo no te solamente te soñé, yo verdaderamente te admiré aquella larga y tan corta noche en que mi desvelo era acurrucado en los surcos de tus pestañas.

Gracias por mis recuerdos, pero ¡que bonita imagen!...
¡Claro! señorita floresita.

(Nota: No es para mi amiga Flor, a ella le escribí un cuento una vez pero no este, ok?)

No hay comentarios: