Twitter

Búsqueda

martes, 28 de abril de 2009

Monólogo de mi obsesión

Hojas secas levantándose momentáneamente al vuelo delante de cada uno de mis pasos.

Los sueños de lo único que puedo percibir de ti con las pupilas, el reflejo de la anaranjada luz sobre tu piel, la torna delicada, elegante y sugerente, desquiciante, mientras tomo tus muñecas para hacerte esperar unos segundos más, para detenerte y hacerte entender que nunca quise herirte y que el rojo de tus ojos, el maquillaje deslavado y la sobre dosis que aparentas tener, no me han hecho hoy un poco más valiente que otros días en los que te admiraba con lucidez.

Temerme por quererte, nunca antes escuché algo así, pero ya que lo sientes profundamente, me retraigo a mi condición: Un par de mujeres, la una rara y la otra puta, que enorme lío mi situación.

Ya entradas y nombrando cada uno de nuestros defectos, me detengo en la fugacidad de mis sentimientos, ¿no son acaso estos solo producto de una volatil incitación?

Pues bien mi joven e idolatrada mujer vacía y de barata, yo entonces resuelta por mis intentos frustrados y tu continua humillación, he decidido reunir mis fuerzas y para no variar ni un poco en lo común tomo también tu dulce garganta bajo los músculos y ambición.

Tu manoteas un rato después de unos segundos de sentir cumplida mi avidez, suelto a poco el cuello bello ahora marcado por mi obsesión, toces un poco y después de un beso, entre aspiraciones pides perdón.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No solo me gusto, asesino o no tiene un tono bastante macabro que me ayudo a inspirarme para in guion que estoy escribiendo, gracias.

Muñeca Rota dijo...

Hola
Oye, muchas gracias por el comentario, que bien que te haya gustado y te haya servido, tienes blog? sería padre leer algo de lo que escribes tú, ya que dices que te gustó, me imagino que tienes gustos similares a los míos